Martha Triana Laverde

logo partido verde

Nicolás de Federmán, en construcción improvisada Bogotá

Santiago Valenzuela

Alcaldía de Teusaquillo reporta que hay 25 procesos por infracción al régimen de obras. Acueducto admite quedebe renovar las redes.

Anuncios de nuevos edificios, como el que se ve en la calle 58A con carrera 35, tienen inquietos a los vecinos. / Andrés Torres

Los vecinos del barrio Nicolás de Federmán temen que en los próximos meses el lugar deje de ser una zona residencial de casas familiares de dos pisos, como lo ha sido desde 1968, cuando fue construido, para convertirse en un barrio de grandes edificios de apartamentos. Por 54 años, el paisaje había sido el mismo: casas, viviendas multifamiliares y zonas verdes. Sin embargo, en las últimas semanas, han visto cómo avanzan grandes obras en las calles 55 y 56, entre las carreras 30 y 36.

La transformación del barrio ha generado cuestionamientos en la Junta Administrativa Local (JAL), no sólo por el paisaje, sino por el aumento de aguas residuales y escombros. Martha Triana, directora del Consejo Territorial de Planeación y edil de la localidad de Teusaquillo, lo resume así: “En el barrio se construyen más de 20 edificios de propiedad horizontal en forma improvisada. Los servicios de energía y alcantarillado son deficientes. Son frecuentes los cortes de luz y el daño de electrodomésticos, y las aguas residuales se desbordan e inundan sótanos y parqueaderos”.

Un caso que sustenta su argumento es el problema sanitario que se presenta desde hace dos meses en la calle 56 con carrera 33. Los habitantes del edificio Coandes dicen que las aguas residuales superan “los 30 centímetros, por fallas en la red de alcantarillado”.

De igual forma se quejan por el uso que le han dado los constructores al espacio público con la acumulación de escombros. “Nos preocupa que el crecimiento del

barrio no obedece a un proceso de planeación. Se han anunciado construcciones hasta de 13 pisos, cuando no hay una red de servicios públicos que soporte esta demanda”, explica Triana.

Aunque aún no ha ocurrido una emergencia sanitaria, lo cierto es que hay un limbo jurídico desde que el Consejo de Estado suspendió la modificación del Plan de Ordenamiento Territorial (POT) de 2013, que fijaba lineamientos para que los constructores asumieran la ampliación de redes de acueducto y alcantarillado. Ahora que está suspendido, asegura Armando Lozano, director de Norma Urbana de la Secretaría de Planeación, “no quedan normas claras para el barrio. En el POT de 2004 no hay claridad frente a la obligación de los constructores a la hora de desarrollar obras de ampliación de acueducto”.

De otro lado, Lozano explica que “Nicolás de Federmán siempre ha sido un barrio con pequeñas construcciones. La norma urbanística actual señala que en este barrio sólo puede haber edificios de cuatro pisos. Las tuberías estaban diseñadas desde 1988 para une densidad baja, no para una edificabilidad mayor. De hecho, en el POT de 2013 está la necesidad de ampliar las redes e infraestructura de barrios como Nicolás de Federmán para permitir una mayor densificación”.

Los reparos por los escombros producto de las obras fueron escuchados por la Alcaldía Local de Teusaquillo, responsable de vigilar las construcciones. El alcalde local, Iván Marcel Fresneda, dijo que “no está en mi competencia expedir licencias de construcción, sino realizar el control. Frente al crecimiento de las construcciones, creo que hace parte del desarrollo de la ciudad”. Sin embargo admite que en la Alcaldía cursan 25 procesos administrativos por infracción al régimen de obras y urbanismo. De hecho, frente a las denuncias instauradas en la JAL, el alcalde dijo que tendrá que dar inicio a acciones civiles y, “en caso de una indebida ocupación

loveeres tu

LaVerde soy yo
Martha Triana Laverde

Contacto

Calle 36 # 16-59

311 2362055

accionesqueseven@marthatriana.com

Martha Triana Laverde 2019